Inicio
Uruguay
Ariano
Bouza
Los Cerros de San Juan
De Lucca
Pisano
Santa Rosa
Vinos Finos H. Stagnari
Chile
Casa Silva
Argentina
Finca La Luz
La Guarda
México
Barón Balché
Tequilera de Arandas
Punta del Cielo

TAMBIÉN EN EL VINO, BIENVENIDA LA DIVERSIDAD...

Por Jorge Machado

Quizá haya quien sufra frente a la larga hilera de botellas de vino en su tienda favorita, donde se mezclan sin mayores complicaciones y complejos, las botellas de las más extrañas procedencias y los precios más diversos, algunas con nombres complicados de pronunciar, tintos, rosados y blancos, disputándose en silencio la atención del cliente para ser ellos los elegidos para esa comida o cena especial.

Tal vez te preguntes ¿por qué hay tanta variedad de vinos si se supone que todos provienen de una planta que se llama vid?

La vid es sumamente adaptable al medio ambiente y ello mismo la llevó a diferenciarse poco a poco y dar origen a las diversas variedades o cepas que existen actualmente, un proceso que tardó cientos de años.

Hace muchos siglos, en los viñedos coexistían diversos tipos de plantas de vid y el vino se hacía fermentando las uvas que se cosechaban indiscriminadamente, incluso mezclando tintas y blancas. Poco a poco, se fueron refinando las técnicas y se fueron sembrando viñedos con plantas que mantenían propiedades comunes, similar comportamiento respecto al clima y al suelo y que se distinguían por ciertas características de formas de hojas y racimos que las hacían diferentes a las demás.

Dado que el cultivo exitoso de la vid sólo se da en ciertas condiciones de clima y suelo, que existen entre los paralelos 30 a 55, ya sea en el hemisferio norte o en el sur, no son muchos lo países productores de vino. Afortunadamente, México pertenece a este grupo y de hecho, fue el primer país de América en introducir el cultivo del viñedo para hacer vino.

¿Cuáles son las variedades que se dan mejor en nuestro país?

Hay varias regiones vitivinícolas en México, que se describen brevemente a continuación.

Querétaro:Comprende la región de Tequisquiapan y Ezequiel Montes.
Tiene un clima templado ligeramente húmedo, con abundantes lluvias en el verano, que es muy cálido. Las variedades blancas más utilizadas son St Emilion, Chenin Blanc, Sauvignon Blanc y Macabeo. Entre las tintas destacan la Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Gamay, Pinot Gris y Malbec. En esta zona se producen vinos espumosos de reconocida presencia nacional e internacional.

Aguascalientes: En el valle central, entre las dos cadenas montañosas, se encuentran las regiones vitivinícolas de Calvillo, Paredón y Los Romo. Con un clima templado a semifrío, según la altura, en esta zona se dan las variedades blancas Chardonnay, Muscat Blanc y French Colombard y Cabernet Sauvignon y Merlot en las tintas.

Zacatecas: Los viñedos se encuentran cerca de los 2000 metros de altura, en la región de Ojo Caliente y Valle de la Macarena. Las uvas suelen tener una gran riqueza de azúcares y maduran tempranamente debido a las elevadas temperaturas del verano. Entre las blancas se encuentra Chenin Blanc, French Colombard, Ugni Blanc y Traminer. La Ruby Cabernet y la Petite Syrah son las más difundidas entre las tintas.

Coahuila: Con un clima seco y semicálido, con lluvias muy escasas, en un rango de 100 a 200 milímetros al año y frecuentes heladas, esta región ostenta el privilegio de ser la cuna del vino en América, ya que allí surgió la primera bodega en este continente. Las regiones de viñedos son Parras, Arteaga y Saltillo. Predominas las variedades Chardonnay, Chenin Blanc, Semillon y Colombard, entre las blancas. Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Tempranillo destacan entre las uvas tintas.

Baja California: Es la región vitivinícola más importante de México. Ubicada en la parte norte del Estado de Baja California, goza de un clima mediterráneo ideal para el cultivo de la vid. Hay pocos microclimas en México que combinan esas características únicas de altitud, tierra y temperatura.

Los primeros pobladores de esta región fueron de las culturas Kiliwa y Kumiai, seguidos de misioneros ibéricos y mexicanos quienes abrieron brecha para la llegada de inmigrantes de Rusia, Europa y el resto de México. Todas estas influencias ayudaron a crear las condiciones para la elaboración del buen vino que caracteriza a la región.

Los Valles de Calafia, Guadalupe y San Antonio de las Minas, como también el Valle de las Palmas, Santo Tomás y San Vicente Ferrer, constituyen las zonas del vino por excelencia. Los vinos blancos bajacalifornianos son hechos a partir de uvas Chenin Blanc, Colombard, Sauvignon Blanc y Chardonnay, mientras los tintos utilizan preferentemente uvas Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc, Grenache, Carignan, Barbera, Nebbiolo y Zinfandel.

México hizo un proceso de reconversión de su industria vitivinícola desde hace aproximadamente 25 años. Los resultados están a la vista. El creciente reconocimiento de nuestros vinos en el mercado nacional e internacional y en los principales concursos mundiales de vino, dan cuenta de que el esfuerzo valió la pena y es una buena muestra de que cuando hay decisión y conocimiento y se asume el riesgo que supone toda empresa nueva, los buenos resultados llegan tarde o temprano. Enhorabuena!!!

Quiénes somos
Catálogo
Precios
Artículos
 Ligas de Interés
 Regalos
 Otros Productos
          - Yerba Mate
          - Dulce de Leche
          - Condimentos